¿Cuándo buscar asesoría psicológica?

Los sucesos de vida como nacimientos, muertes, separación de la pareja, accidentes, cambios de domicilio, y otros, generan presiones con las que es difícil lidiar, que pueden causar negación o problemas para adaptarnos a las nuevas condiciones.

La mayoría reaccionamos con desajustes temporales como depresión, cambios de conducta o de la forma de relacionarnos, desórdenes del sueño, pero que en el corto tiempo ceden naturalmente. Cuando estos desajuste no ceden o rebasan tu capacidad de control, es momento de que busques asistencia psicológica.

En el caso de los niños, se pueden añadir los problemas de conducta persistentes, ya sea en casa o en la escuela, problemas de aprendizaje o de concentración o la negativa a ir a la escuela. Cuando se presente alguno de estos factores, aunado a la intuición de los padres, es prudente decidir buscar asistencia u orientación psicológica..